Cargando...

Cambio de aceite 2009

Home / Cambio de aceite / 2009

Quadro di famiglia

Gabriele Di Matteo

Inicio: 01-12-2009
Fin: 31-01-2010

NOTA DE PRENSA

“La idea principal se divide porque a la idea se sobrepone
la idea de su poder representativo.”[i]
 
 
Podría parecer un homenaje a España pero en realidad es un homenaje a las imágenes de España; ésta es la clave para comprender la nueva obra de Gabriele di Matteo, que surge a partir de un emblema del arte español. Como podemos ver, se trata del célebre cuadro Las Meninas, de Diego Velázquez, realizado en 1656 y originalmente titulado Cuadro de Familia en el inventario del Palacio Real de Madrid.
 
Gabriele di Matteo colabora con la CPCN: Cooperativa de Pintores Comerciales Napolitanos dirigida por Salvatore Russo. La obra ha sido realizada por los pintores napolitanos, encargados de realizar 25 copias comerciales de esta famosísima obra. Esta estrategia exige de una distinción entre la copia de autor y la copia comercial. La primera no posee un estilo propio y trata de imitar lo más fidedignamente posible el cuadro original del cual se hace la copia. Por otra parte, los artesanos que se ocupan de la realización de la copia clásica no lo hacen vinculados a ningún contexto cultural o geográfico específico. En la pintura comercial, sin embargo, el artesano se presta siempre a la imitación, no de obras concretas, sino de tópicos pictóricos característicos de la zona y su tradición pictórica que originariamente dio lugar a la mencionada corriente comercial. Todo esto va asociado también al tiempo de ejecución mínimo que caracteriza el resultado pictórico.
 
Quadro di famiglia está compuesto por 25 copias comerciales de la obra maestra de Velázquez a tamaño original (318 x 276 cm). Cada copia está subdividida en 16 partes, produciendo un total de 400 fragmentos. La fascinación utópica reside en el intento de reproducirlas todas de manera mecánicamente idéntica; el artista que repinta estos lienzos sólo puede hacerlo desde su condición humana, siendo consciente, por lo tanto, de la imposibilidad de producir una copia idéntica. Por eso, cada múltiplo es a la vez una obra única. La elección de subdividir la obra en 16 partes se debe a una antigua práctica utilizada tradicionalmente en la pintura: cortar la tela pintada en fragmentos para permitir al comprador quedarse con la parte deseada o para tener más posibilidades de venta. Gabriele di Matteo rescata esta argucia en desuso teniendo en cuenta que su propia obra habla sobre el significado de la copia, el múltiplo y el problema de la autoría. Di Matteo reflexiona sobre el poder y la autonomía de la imagen y sobre la fuerza persuasiva del arte, aún vinculada al mito romántico. En este juego de espejos (un espejo de 400 fragmentos), la obra pintada confronta el lienzo que está siendo pintado y los personajes que desempeñan sus papeles confrontan las muchas figuras que observan al observador.
 
El espejo velazqueño precede de alguna forma el trabajo de Gabriele di Matteo y el concepto mismo de refiguración.
 
Todo a 500 €.


[i] Michel Foucault, Le Parole e le cose, Editions Gallimard, 1966. París. Pág. 80

Portraits and landscapes

Andy Warhol

Inicio: 01-09-2009
Fin: 31-10-2009

NOTA DE PRENSA

Pepe Cobo y cía se complace en presentar por primera vez en España una curiosa y poco conocida selección de fotografías de Andy Warhol en blanco y negro bajo el título Portraits and landscapes c.1976-1987.
 
Andy Warhol sigue dando sorpresas. Muchos años después de su fallecimiento, en 1987, la voracidad visual del artista norteamericano depara al público algunas facetas de su producción poco o nada conocidas hasta ahora.
 
Desde 1976 hasta 1987, Warhol capturó un sinfín de fragmentos y retazos de la vida cotidiana, particularmente aquellos procedentes de su recorrido por distintas ciudades (sobre todo Nueva York, pero también Londres y París).
 
Estas imágenes dan a entender la importancia que Warhol concedía a la práctica fotográfica que está sin duda en la base de gran parte de sus obras de mayor renombre (por ejemplo en los retratos de Elizabeth Taylor, Marilyn Monroe, Elvis Presley, Mick Jagger, Mao-Tse-tung…).
 
Al deambular por jardines, plazas y calles, Warhol abría su mirada curiosa a un mundo en el que los objetos de la cultura popular (muñecas, artículos de regalo, souvenirs, enseres viejos -destacan las fotos tomadas en algunos rastros-), se yuxtaponen a otros de distinto signo (edificios, estatuas, árboles, lápidas, gente…) del paisaje urbano.
 
Obsesionado por la existencia de estructuras repetitivas y la disposición en serie y por la acumulación de objetos de todo tipo, propios del consumo capitalista, Warhol tomó un conjunto de fotografías que, vistas en la actualidad, parecen despertar algunas resonancias con trabajos más recientes efectuados por artistas tan destacados como Martha Rosler y Zoe Leonard (escaparates de tiendas, árboles apresados por una valla metálica...).
 
La obra de Warhol que Pepe Cobo y cía presenta por vez primera en España se compone de una selección de más de cincuenta fotografías de edición única en blanco y negro en las que la celebración de lo cotidiano, lo corriente y lo trivial adquiere valor artístico y simbólico en la sociedad contemporánea.

Mi historia, mi juguete preferido

Diango Hernández

Inicio: 01-05-2009
Fin: 30-06-2009

NOTA DE PRENSA

Pepe Cobo y cía se complace en presentar la segunda exposición individual en España del artista Diango Hernández (Sancti Spiritus, Cuba, 1970).
 
Es en la infancia, ese lugar que todos conocemos perfectamente, donde se encuentran albergados y moribundos todos los caprichos ingenuos e incomprensibles de la inconsciencia y donde le interesa estar a Diango Hernández, al menos por ahora. Lo que un día fue solemne y correcto se revela ahora para el artista ridículo y todo lo que fue ridículo e incongruente ocupa hoy sus áreas preferidas de fascinación y entrega.
 
Y es esto lo que disfruta como su derecho a la reparación de sus placeres, egoísmos, banalidades y gustos. Jugar con su historia no es un acto de burla sino un ejercicio obligado de la fantasía; es su manera de revelarse ante el raciocinio colectivo que formó a Diango Hernández.
 
Es por eso que la infancia, para el artista, es la única forma de libertad posible, porque es desde esa posición de ver el mundo y todo lo que pasa en él como un juguete donde ha encontrado sus más legítimas satisfacciones y es desde allí donde ha desarrollado este grupo de trabajos que presenta en el espacio de Pepe Cobo y cía.
 
Quizás la actual caducidad de casi todos los estandartes que formaron a Diango Hernández le ha permitido aproximarse a ellos de otra forma y verlos como piezas desprovistas de su significado y función. Ya todas esas ideas son restos, elementos desechados, caducos y por lo tanto Reciclables. ¡Juguemos pues!
 
La obra de Diango Hernández se encuentra representada en colecciones internacionales tan prestigiosas como el Inhotim Centro de Arte Contemporânea, Belo Horizonte, Brasil;la Rheingold Collection, Mönchengladbach, Alemania; FRAC des Pays de la Loire, Carquefou, Francia; The Museum of Modern Art, Nueva York, EEUU; MUSAC Museo de Arte Contemporáneo de Castilla y León, León, España; la Fundación Cajasol, Sevilla, España; o la Colección Bergé, Madrid, España.
 
 
 
 
Inauguración: martes, 19 de Mayo de 2009, 20.30 horas.
Horario: de lunes a viernes, de 9.30 a 18.00 horas. Sábados previa cita.

Alejandra Freymann

Alejandra Freymann

Inicio: 01-03-2009
Fin: 30-04-2009

NOTA DE PRENSA

pepe cobo y cía se complace en presentar la primera exposición individual de la artista Alejandra Freymann (Xalapa, México, 1983).
  
La pintura de Alejandra Freymann queda suspendida entre la tradición abstracta y la figurativa. Armada con color, Freymann convierte unos paisajes aparentemente inofensivos en arenas movedizas, transformando montes en superficies blandas y anulando así sus propiedades perspectivas y su habitabilidad en general. Y es que, como dice Óscar Alonso Molina, “toda la fragilidad de las imágenes de Freymann (...) está sostenida por una fuerza inamovible, articulada con una tensión y una determinación inquietantes”. 
 
Tapar con planos de color partes del cuadro ya pintadas forma parte del proceso pictórico de Freymann. La pintora ataca con pintura, y es precisamente al hacerlo que genera esas decenas de pequeñas historias sin comienzo, nudo, ni desenlace en las que nosotros no pintamos nada y de las que comprendemos bien poco, pero que zumban por alguna parte del cuadro, visibles o invisibles, con o sin nosotros. Amenazados por una gama de colores tan infantil como poderosa, estos náufragos de la figuración hacen lo que pueden por salir adelante y no morir de sed, o algo mucho peor, en estos desiertos de color.
 
Los personajes de Alejandra Freymann vagan por estos paisajes opresivos en busca de un lugar en el que el color de la pintura les permita permanecer como figuras antes que como pintura; un lugar en que se respete esa cierta individualidad que la definición de la figuración -y por lo tanto también del lenguaje- les brinda. Es sin duda “ese fatigoso, onírico e intranquilizador trajín de sus imágenes”[1] lo que caracteriza la obra de Freymann: la agitación de las cosas debatiéndose entre lo informe y la forma, entre lo visible y lo invisible sin saber muy bien por qué leyes regirse.   
 
A sus solo 25 años, la obra de Alejandra Freymann se encuentra entre los fondos de las colecciones de la Fundación Caja Sol, Sevilla; la Fundación Antonio Pérez, Cuenca; y la Fundación Canaria para el Desarrollo de la Pintura, Las Palmas de Gran Canaria, entre otras.


[1] Óscar Alonso Molina

Cambio de aceite

Lara Almarcegui, Ibon Aranberri, Alejandra Freymann, Diango Hernández y MP & MP Rosado

Inicio: 01-02-2009
Fin: 28-02-2009

NOTA DE PRENSA

Con este nombre echa a andar un nuevo espacio. Un lugar que fue antiguo taller de reparación de vehículos y que ha sido reconvertido, manteniendo la mayor parte de sus características iniciales y estructurales, con el objetivo de que suponga un acicate y un reto para los creadores contemporáneos que en él hayan de exponer o generar una actividad creativa.

Ajeno al recinto típico de galería, concebida tradicional y convencionalmente como un cubo neutro de paredes impecables, este nuevo espacio ofrece su singularidad y su especificidad a la imaginación y a la inteligencia de los artistas visuales que trabajan en la actualidad.

En ese sentido se puede afirmar que en esta nueva andadura todas las técnicas, disciplinas, medios y recursos artísticos, elaborados de modo individual o compartido, podrán verse en pepe cobo y cía.

La primera presentación de este espacio, insólito en Madrid y en el resto de España, es la exposición titulada oportuna y evocadoramente: “Cambio de aceite”.

Esta propuesta cuenta con obras de Lara Almarcegui, Ibon Aranberri, Alejandra Freymann, Diango Hernández y MP & MP Rosado


La exposición se inaugurará el 5 de Febrero de 2009, a las 20.30 horas.